12 junio 2011

POSICIÓN X: PARA SUPERAR LA INSEGURIDAD CIUDADANA ES NECESARIO GARANTIZAR LA SEGURIDAD ALIMENTARIA

PARA SUPERAR LA INSEGURIDAD CIUDADANA ES NECESARIO GARANTIZAR LA SEGURIDAD ALIMENTARIA
Diariamente vemos los periódicos y noticieros cargados de imágenes de violencia: asesinatos, homicidios, asaltos y extorsiones, son ya aspectos del diario vivir. Asimismo, observamos como cientos de niños fallecen a causa de enfermedades causadas por la mala alimentación.


Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO por sus siglas en inglés), existe seguridad alimentaria cuando todas las personas tienen –en todo momento– acceso físico y económico a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades alimentarias y sus preferencias en cuanto a alimentos para llevar una vida sana y activa.


Sin embargo, la realidad de nuestro país es opuesta a lo planteado por la FAO. El acceso a los alimentos se complica año con año. La brecha entre los salarios y el precio de los alimentos es cada vez más amplia. La disponibilidad de los alimentos es muy reducida, esto aunado a los bajos niveles de producción que nos vuelven dependientes de la importación de granos básicos, carnes y hortalizas. Dependencia de la cual se aprovechan países como Estados Unidos, con su Tratado de Libre Comercio, gracias al cual introducen sus productos en condiciones bajo las que la escasa producción nacional queda en total desventaja.


La meta es entonces garantizar el acceso de la población a los alimentos, no a través de la importación de estos, sino a través del fomento a la producción de alimentos para satisfacer la demanda interna; lo cual implica a su vez, hacer efectivo el derecho de a la tierra, al agua, a medios de financiamiento para la producción agrícola y la protección de los pequeños productores locales.


Garantizar una alimentación acorde a las necesidades de la población generará consecuentemente el desarrollo de la sociedad, a través de la mejora del rendimiento físico y mental de los individuos. Esto se verá reflejado en aumento de la productividad, reducción de niveles de pobreza y por ende, reducción de índices de violencia e inseguridad.


El pasado mes de mayo el gobierno lanzó una política de seguridad alimentaria que pretende orientar las acciones del Estado a garantizar la seguridad alimentaria por medio del fortalecimiento institucional, reorientación del financiamiento, la descentralización, el desarrollo rural, entre otros.


Parece que este aspecto despierta sensibilidad en las autoridades, por lo que esperamos que este gobierno no tenga una doble agenda en este tema, es decir, que envíe señales claras de compromiso con la seguridad alimentaria, bloqueando iniciativas que releguen a segundo plano las necesidades de la población, como la firma de voraces tratados de libre comercio que únicamente vendrían a hundir al país en la crisis de producción y acceso a los alimentos por la que atraviesa.


Equipo Mapache
11 de junio de 2011